Fundación de Investigación y Estudios Fiscales y Económicos Regionales

Miércoles 13 de Noviembre de 2019

Tiempo Fiscal

DOSSIER ECONOMICO

actualidad chaco

Cartilla de salud Chaco Conaeti OIT sube El Vaticano

Anses

Poder Judicial Listas de Despacho afip profesional La Comisión Federal de Impuestos Universidad Nacional del Chaco Austral GAES cuadrado Corte Internacional de Justicia

IEFER Profesional

Melconian coincidió con el diagnóstico de Alberto Fernández sobre la deuda

El expresidente del Banco Nación sostuvo que es un "número imposible" de pagar. El economista señaló que el país "tiene que volver a crecer" pero además de motorizar el consumo interno "tiene que venderle al mundo".

Publicado Sábado 9

La deuda externa de la Argentina se coló en el centro de la escena política a tan solo un mes del recambio presidencial. Quien arrojó la piedra sobre este tema fue nada menos que el presidente electo Alberto Fernández, quien consideró que “no podemos pagar la deuda en las condiciones que está la economía argentina".

Para sorpresa de muchos, el expresidente del Banco Nación Carlos Melconian coincidió con los dichos del referente del Frente de Todos y sostuvo que la deuda de la Argentina es un "número imposible" de pagar.

"Si miramos cuantitativamente, la deuda es un número imposible. No sólo coincido (con Fernández), si no que le dije al presidente (Mauricio) Macri que la deuda no era honrable en 2020", sostuvo el verborrágico economista quien es reconocido como una fuente de consulta del actual presidente Macri.

Para Melconian, "hasta abril tenés una suerte de negociación y después, si la Argentina no lo tiene resuelto, entrás en una cosa más formal. Al default todavía no llegamos, que es ´me entregué en forma generalizada. No voy a pagar nada´".

Informate más: Para Alberto Fernández, "no podemos pagar la deuda en estas condiciones"

En declaraciones al canal A24, el economista señaló que el país "tiene que volver a crecer”. En ese contexto, Melconian aseguró que el consumo interno “como parte del PBI es muy importante, pero además de su consumo interno tiene que venderle al mundo y eso está complicado".

En este marco, evaluó que en 2003 "hubiera sido buen momento para lanzar un programa integral en vez de aprovecharse de la herencia recibida. En el otro extremo, en 2015, estaban cero preparados para un programa".

A su criterio, se pasó "inadecuadamente del cepo heredado en 2015 a una política económica inadecuada. Ahora estamos en el camino a emprender una tarea puede terminar en libertad cambiaria".

"El cepo llegó para quedarse y habrá que ver cuál es el programa del nuevo Gobierno. Va a ser muy difícil ir a una baja drástica de la inflación y en el corto plazo no hay riesgo de hiperinflación, pero no jodas", graficó.

RSS

Copyright © IEFER, 2009. Todos los derechos reservados