Fundación de Investigación y Estudios Fiscales y Económicos Regionales

Sábado 16 de Enero de 2021

Tiempo Fiscal

DOSSIER ECONOMICO

actualidad chaco

Cartilla de salud Chaco Conaeti OIT NBCH El Vaticano

Anses

Poder Judicial Listas de Despacho afip profesional La Comisión Federal de Impuestos Universidad Nacional del Chaco Austral GAES cuadrado Corte Internacional de Justicia

IEFER Profesional

BCRA compró u$s 30 M, pero la caída del oro acentúa baja de reservas

Pese al saldo comprador estimado por fuentes del mercado, el retroceso del metal precioso generó un deterioro de u$s214 millones en los activos.

Publicado Miércoles 25 de Noviembre de 2020

El mercado cambiario viene mostrando movimientos mixtos en las últimas ruedas: un dato positivo es que la brecha entre el blue y el mayorista volvió a ubicarse por debajo del 100%.

Sin embargo, se encienden algunas luces amarillas por el lado de los dólares bursátiles, que vienen avanzando de a poquito, aunque con algunas extrañezas: el contado con liquidación (CCL) realizado a través de AL30 terminó el día por encima del que se opera mediante algunas de las principales acciones y Cedear. El dato malo de la rueda de ayer es que las reservas del Banco Central mostraron una fuerte caída, arrastradas por la baja del oro.

Las tenencias brutas de la autoridad monetaria cerraron el día en u$s38.732 millones, lo que muestra una caída de u$s214 millones respecto de la rueda del viernes, es decir, el último día hábil. Gran parte de la baja responde a que la autoridad monetaria contabiliza entre sus activos netos el oro y este metal precioso tuvo una retracción de u$s67,80 entre el lunes y el martes, que lo llevó a su cotización mínima en cuarto meses (u$s1.805,90). Es justo señalar, no obstante, que en lo que va del año el oro acumula una suba de 18,7%, por lo que ha sido de mucha ayuda en 2020.

La buena noticia del día para el BCRA es que volvió a terminar la rueda en posición compradora, en torno a los u$s30 millones, según estimaciones de mercado. En lo que va de noviembre el saldo sigue siendo negativo, por alrededor de u$s120 millones, pero se trata de un drenaje menor al que se observaba en los meses precedentes.

“El Gobierno tendrá un gran desafío en este fin de año, donde luchará por mantener calmas las variables financieras como lo hizo este mes, impactando positivamente en los mercados. Aunque la alta inflación y la mayor emisión harán su trabajo, presionando al dólar al alza, con un BCRA con escasas reservas y cada vez menos poder de fuego. Aunque Guzmán tiene a favor un mayor viento de cola hacia emergentes, gracias al triunfo de Biden, sumado a las apariciones de las vacunas con efectividad por encima del 90%”, consignó un informe reciente de Portfolio Personal Inversiones.

En cuanto al impacto que puede tener este aparente “viento de cola” para emergentes en materia de reservas y tipo de cambio, el economista Martín Polo, estratega de Cohen, señaló ante la consulta de Ámbito: “Siempre tener un contexto internacional benévolo es favorable y ayuda para sacar presión. Ahora bien, no resuelve los problemas: se puede tener una soja altísima, pero mientras haya una brecha tan alta el problema entre oferta y demanda va a seguir existiendo. Con todo el optimismo, el año que viene puede haber u$s2.000 millones más y no es algo que vaya a resolver el problema macro que tenemos”.

Por su parte, Santiago López Alfaro, socio de Delphos Investment, agregó: “El escenario que se viene dando muestra, a nivel internacional, tasas bajas, subas de materias primas, viento de cola para emergentes, mejoras en soja y petróleo. En resumen, el contexto ayuda: cuando el CCL llegó a $180 el real había llegado a u$s5,80 y ahora que el real se calmó el liqui también. Obviamente, si uno no hace las cosas bien, en algún momento se disocia del mundo. Pero no hay dudas de que los cambios de flujos, que se iban de emergentes para colocarse en empresas tecnológicas y ahora vuelven, ayuda”. En cuanto a qué condiciones pueden mejorar el panorama, López Alfaro mencionó: “Ahora necesitamos que llueva (para disipar el temor a sequías) y que se cierre el acuerdo con el FMI”.

En lo que respecta a las cotizaciones, el dólar blue cerró el día en $160 (bajó $1) y la brecha con el mayorista se situó en 98,27%, dado que este último avanzó $0,35 y cerró en $80,70. Si bien el dólar informal sigue siendo alto, está muy por detrás de los $195 a los que llegó a cotizar 23 de octubre. Incluso en algunas plazas del Interior del país se situó por encima de los $200 en aquella época.

“Hay que recordar que a principios de año estaba cerca de $80 el blue. No es que haya un cambio de expectativas ni mucho para celebrar”, consignó el analista financiero Christian Buteler.

Por otra parte, el contado con liquidación medido en AL30 terminó el día en $150,99, lo que significa una suba de 0,8% respecto del viernes. Un dato llamativo es que el CCL de bonos se ubicó por encima del de acciones, algo que no suele suceder. Por ejemplo, las operaciones de cable realizadas a través de la acción de Banco Galicia finalizaron el día en $150,57. Asimismo, el CCL de Cedear, según un promedio que realiza Clave Bursátil sobre la base de los cinco papeles más utilizados para esta operatoria, bajó 2,12% y cerró en $150,95.

“Hoy se vio una intención por parte de los agentes de salir de los Cedear, algo que puede estar vinculado a la caída de las mineras, debido a la baja del oro. Por ejemplo, Barrick suele ser un Cedear que se utiliza mucho para estas operaciones y viene cayendo fuerte”, señaló Martín Genero, analista de Clave Bursátil.

En tanto, el dólar MEP realizado a través del bono AL30 avanzó 0,5% y cerró el día en $147,88, por lo cual la brecha entre las dos cotizaciones bursátiles del dólar continúa muy por debajo de los niveles que se observaron durante el año.

RSS

Copyright © IEFER, 2009. Todos los derechos reservados