Fundación de Investigación y Estudios Fiscales y Económicos Regionales

Viernes 22 de Marzo de 2019

Tiempo Fiscal

DOSSIER ECONOMICO

actualidad chaco

INDEC Conaeti OIT El Vaticano

Anses

Poder Judicial Listas de Despacho afip profesional La Comisión Federal de Impuestos Biblioteca Nacional

IEFER Profesional

Agua, luz, celular, ABL y más: tarifazo afecta plan anti inflación

Desde colectivos, trenes y subtes, hasta luz, agua y celulares, pasando por ABL, expensas y prepagas, el cronograma de subas afectará el poder adquisitivo

Publicado Viernes 4 de Enero en Economia

Si el 2018 terminó complicado para la mayoría de la sociedad, y en especial para la clase media, el recién inaugurado 2019 no será diferente.

Es más, puede hasta que la situación de los bolsillos de los ciudadanos argentinos se siga deteriorando y los ingresos alcancen cada vez menos para cubrir el largo cronograma de aumentos previstos para el año próximo.

No se trata solamente de las subas ya anunciadas en transporte (colectivos, trenes y subte) o en luz, gas y agua. También habrá incrementos en otros servicios vinculados a la telefonía celular, las prepagas, el ABL, las patentes, expensas, alquileres y hasta los parquímetros y los combustibles.

Ni que hablar del precio de los productos de la canasta de consumo masivo, que se despidieron del 2018 con aumentos de entre el 10% y el 20%, según los rubros, y que prometen volver en este 2019 con nuevas listas que seguirán siendo actualizadas mes a mes y de acuerdo al derrotero de la inflación.

La mayoría de esta larga lista de “retoques” se concentrará en los primeros cuatro meses del año. Es decir, entre enero y abril y coincidirán con el arranque de la campaña electoral y también con las negociaciones paritarias que llevarán a cabo varios de los gremios de mayor peso.

Esto se debe a una decisión del Gobierno que, en principio, ya decidió acumular las mayores subas en las tarifas de servicios públicos y el transporte en los primeros meses del 2019 para, precisamente, despegarlas de las elecciones nacionales de octubre y de las PASO, de un mes antes.

La última conferencia de prensa del ministro de Transporte, Guillermo Dietrich, en la cual se anunciaron los nuevos valores de los boletos de colectivos, trenes y subterráneos tiene que ver con ese objetivo de intentar que el mal humor social por las fuertes subas no llegue a las urnas y afecte las aspiraciones de reelección de Mauricio Macri.

De hecho, los cambios en los valores de estos servicios de transporte público de pasajeros serán escalonados entre enero y marzo, como el caso de los colectivos, cuyo boleto pasará de los actuales $13 a $18 con subas de $2 en enero, $1,50 en febrero y otra suma similar en marzo.

El mismo proceso se aplicará a los boletos de trenes y el del subte, con incrementos de un 40% en promedio de manera escalonada al igual que el de los colectivos.

Paritarias, en la mira

Con estos precios, es más que probable que las primeras paritarias ya cerradas con una suba del 23% para el 2019 se reabran.

Es decir, las negociadas por los gremios de Utedyc y el de encargados de edificios, que llegaron a acuerdos con cláusulas de revisión y pagos hasta en cuatro cuotas.

El porcentaje está en línea con las aspiraciones del Gobierno, que quiere marcar la cancha para permitir subas salariales inferiores a la inflación estimada para el 2019, que sería del 27,5%, muy por encima de la del año pasado, cercana al 47%.

Nadie del Gobierno ha logrado hasta ahora explicar qué fórmula mágica se usaría para reducir en 20 puntos el costo inflacionario en un contexto de subas y aumentos cotidianos en los precios de varios productos y servicios que impactan en la canasta familiar.

Es que, los rubros mencionados anteriormente no serán los únicos que sufrirán variaciones durante los meses de verano, ya que también llegarán las facturas de la luz, el gas y el agua con valores en alza, que rondarán entre el 17% y el 25%, de acuerdo al servicio.

De hecho, el clásico brindis por la armonía del nuevo año se vio alterado por el primer "sablazo": a partir del primer día de enero, comenzó a correr una suba en el servicio de AySA, que ya solicitó permiso para aumentar 17% la tarifa que pagan sus clientes en Capital Federal y 26 localidades del conurbano bonaerense.

No será el único aumento de esta empresa, ya que en mayo pretende una nueva suba del 27%. La compañía ya presentó la propuesta de adecuación tarifaria al Ente Regulador de Agua y Saneamiento (ERAS) y fue aprobada luego de la audiencia pública que se llevó a cabo en noviembre en Tecnópolis.

En el caso de las negociaciones salariales el propio Gobierno busca poner un techo de entre el 23% y el 26% a los acuerdos en línea con la supuesta meta inflacionaria para el 2019, pero sin tener en cuenta la fuerte pérdida de poder adquisitivo que ya acumula el salario.

En lo que respecta a las tarifas de la distribución eléctrica (luz), el primer aumento está previsto para febrero y también acompañará el ritmo de la inflación acumulada en los últimos meses de este año y de enero del 2019.

Fuente: Iprofesional

RSS

Copyright © IEFER, 2009. Todos los derechos reservados